Club Colombófilo Gran Fondo
La Voz de Gran Fondo



 

 

Curiosidades


En algunos acontecimientos bélicos se recurría a las palomas para notificar triunfos y fracasos a los altos mandos: estuvieron presentes en la Batalla de Waterloo y cuando se produjo la Segunda Guerra Mundial, fueron ellas las que anunciaron el desembarco de Normandía a los franceses sin que los alemanes llegaran a interceptar la información.

Pero las noticias no eran lo único que transportaban: en tiempos de paz eran utilizadas por los hospitales para enviar muestras de sangre a los diferentes laboratorios.
 

Su eficaz labor ha conseguido que en la actualidad, los ejércitos de diversos países tengan miles de ejemplares reservados para sus misiones especiales, por la seguridad y confianza que han
demostrado.

La paloma de las Fuerza Aéreas Reales que facilitó las primeras noticias del éxito de los Aliados desde las playas de Normandía, llamada Gustav y conocida en el Ministerio del Aire con el nombre clave NPS.42.31066, fue honrada en una exposición especial en el show del Museo Imperial de la Guerra, en su 60 aniversario.

 

 

Durante su misión, Gustav luchó contra un viento de hasta 48 km por hora y no pudo orientarse por el sol, porque estaba nublado. Sin embargo, la paloma realizó las 150 millas de viaje en cinco horas y 16 minutos, desde Normandía hasta la isla Thorney, cerca de Portsmouth, al sur de la costa inglesa.


En el mensaje se leía "Estamos a sólo 20 millas de las playas. En el primer asalto las tropas llegaron a las 07.50. La señal no informa de fuego enemigo en la playa. Esperamos en formación. Rayos y tifones desde 05:45. No se han visto fuerzas aéreas enemigas".

A pesar de esquivar tiros y mal tiempo durante la guerra, Gustav encontró más peligrosos los tiempos de paz, puesto que halló su fin cuando su cuidador le pisó mientras limpiaba su jaula.

Gustav, ganó la Medalla Dickin, la más alta condecoración animal, equivalente a la Cruz de la Victoria para las personas.

De las 54 medallas Dickin que se otorgaron en la Segunda Guerra Mundial, 18 fueron para perros, 3 para caballos, 1 para un gato…y 32 para palomas mensajeras.

200.000 palomas se usaron como mensajeras en la Segunda Guerra Mundial. De las 17.000 enviadas a territorio enemigo, sólo 1 de cada 8 regresaron a punto de partida.

En 1.879, por Real Decreto, se establece el primer palomar militar en Guadalajara, entonces sede del 2º Regimiento de Zapadores Minadores. La finalidad perseguida con esta creación era la de experimentar con palomas de raza belga la viabilidad de organizar un servicio de colombofilia militar.

En 1886 aparece el primer Reglamento para el Servicio de los Palomares Militares. En él se establecía que la red debía componerse de 18 palomares militares distribuidos por todo el territorio nacional (península, Baleares y posesiones africanas), y que estarían a cargo del Cuerpo de Ingenieros.

 

ATRÁS

 

 
   
 

Página web diseñada por
Alberto Luis Hernández