Club Colombófilo Gran Fondo
La Voz de Gran Fondo



 

 

Curiosidades


Cómo funciona la colombofilia


La habilidad de la paloma como mensajera o voladora se debe a su instinto hogareño, que la impulsa siempre a retornar a su palomar, aunque haya transcurrido largo tiempo (incluso varios años), cubriendo grandes distancias. Por ejemplo, una paloma de la Marina de los Estados Unidos voló desde Maine a Texas recorriendo una distancia de 4000 kilómetros.

En casi todos los países los colombófilos forman parte de clubes e inscriben estas palomas en alguna asociación colombófila nacional y en la Federación Internacional. Para ello, a cada paloma se le coloca una anilla de propiedad en la que figura el país, el año y el número de paloma, con lo que queda identificada internacionalmente.

En las competiciones, las palomas se encestan en los clubes o asociaciones, se transportan al punto de salida en jaulas y se anota el momento exacto de la suelta.

Normalmente tardan sólo unos minutos en orientarse haciendo círculos cada vez más amplios hasta que parten en la dirección de sus palomares.

Para registrar el momento exacto de la llegada al palomar se utilizan normalmente anillas elásticas numeradas que se retiran de la paloma una vez está dentro del palomar y que se introducen en relojes controladores precintados anteriormente en los clubes, registrando la hora de llegada.

Actualmente se impone la electrónica y se utilizan anillas con un chip. La entrada se registra mediante un scanner situado en la entrada del palomar y que está conectado a un reloj electrónico que posteriormente transmite sus datos a un ordenador para hacer las clasificaciones.

Una vez conocido el tiempo invertido y la distancia exacta entre el punto de suelta y el palomar se calcula la velocidad media.

 

 

ATRÁS

 

 
   
 

Página web diseñada por
Alberto Luis Hernández